Testimonios 2017-08-31T19:35:56+00:00

TESTIMONIOS

ROBERTO

Cuando me invitaron a hacer yoga, acepte con muchos prejuicios y no de muy buena gana. Pense dentro mio: ¿Hacer yoga en una cárcel? ¡Estamos todos locos! Confieso que de a poco me fui soltando y relajando, y para mi asombro mi mente se fue despejando, cambio mi actitud, mi ánimo fue otro y disfrute la clase. Me divertí con mis compañeros y comencé a sentirme mejor dentro de mi mismo.

CAMILO

Estoy preso, privado de mi libertad hace 5 años. Hace ya un tiempo Practicamos yoga y nos sirve mucho para estirar el cuerpo pero también para concentrarnos, para bajarnos a tierra, para que el cuerpo respire y para que entre luz al cuerpo como dicen los profes…

PUPI

El yoga te ayuda a estar bien, a comunicarte con vos mismo, a encontrar paz y a comunicarte con tus compañeros. Es una experiencia única. Se lo recomiendo a todos, que se contagie. Ojala que la gente encuentre en el yoga lo que yo encontré. Al arrancar la clase uno está lleno de cosas negativas y malas ondas y a medida que vas haciendo los ejercicios vas largando y transformando todo esto y sacando lo mejor de vos.

CRISTIAN

Estoy privado de mi libertad física hace 5 años. El yoga me ayudo con la ansiedad del encierro y del insomnio. En cada respiración y estiramiento siento que puedo limpiar mi mente.

PIPI

El yoga en mi vida tuvo una gran influencia. Como por ejemplo: A la hora de presentarse un problema uno tiene la opción de recapacitar cordialmente y tomar mejores decisiones.

JOEL

El yoga me ayuda a descontracturar mi cuerpo, respirar mejor y tener más paciencia.

FABIAN

Con la respiración y la meditación empece a tomarme las cosas con calma y empece a reflexionar y mirar mi vida desde distintos puntos de vista.

CRISTIAN

El yoga me da un espacio para poder relajarme y conectarme conmigo mismo y luego con los demás. Me despeja la mente y estoy tranquilo.

ANTONIO

El yoga me produce paz, armonía y la oportunidad de encontrarme conmigo.

LUIS

La filosofía del yoga va muy bien con mi mente y mi corazón. Estoy esforzándome en cambiar mi forma de ver las cosas para ser un buen yogui y una buena persona. Estoy tan agradecido con todo lo que me enseñaron y me enseñan.

Colabora con Moksha

No hace falta poner un pie en la cárcel para ser parte del cambio. Las puertas están abiertas para aportar tu granito de arena.

ENTERATE COMO

Moksha – Yoga en la Cárcel   /   Todos los derechos reservados